Saúl Márquez, un amigo muy querido que radica en Chihuahua, me mandó la liga de un sermón que predicó un historiador muy influyente en la Iglesia Adventista, George Knight, en el Congreso Mundial del año 2000 celebrado en Toronto, y me dejó sin aliento más de una vez, porque es tan cierto. La liga en inglés está en el sitio de la Adventist Review, pero el mismo Saúl me hizo el grandísimo favor de mandármelo y aquí se los comparto.

Está no para que lo lean en el blog, sino para que lo impriman y con calma lo analicen. Una probadita:

El primer punto en mi agenda estaría enfocado en la generación de adventistas que viene. Si yo fuera el diablo, pondría mi mejor esfuerzo en lograr que la Iglesia rechazara las ideas y los planes de la generación por venir. Eso no sería muy difícil, ya que en muchos lugares ellos no se visten como sus líderes, no cantan como ellos, ni siquiera piensan como ellos. Cuando la gente mayor se queje de las guitarras, al mismo tiempo les ayudaría a olvidar que anteriormente hubo adventistas que no permitían los órganos en sus Iglesias. Mientras que doy un vistazo a su llamado “drama”, ayudaría a sus lideres a olvidar que Jesús utilizó historias ficticias como la del hombre rico y Lázaro, y que Elena White, utilizó el término “drama” para referirse a lo que nosotros conocemos hoy como telenovelas. Y ciertamente animaría a los mayores a que pensaran acerca del “drama” como un gran mal, en vez de una parábola actuada. También ayudaría a la Iglesia Adventista a olvidar que su mismo movimiento fue iniciado por gente joven cuyas ideas fueron innovadoras y creativas.

Lástima que sólo le presten atención a este tipo de pensadores (Knight es muy leído aquí por el libro Filosofía de la Educación) cuando se alinean con los intereses (o gustos) de los que están dirigiendo la obra de Dios. Debemos despertar!!! (acabo de ver que incluso ya se vende un libro del mismo autor con este título en Amazon).

Descargar (PDF, 135KB)

Para descargarlo como Word:
http://www.danielgc.com/downloads/knight.doc