Me sorprendió una alumna en el verano diciéndome que creía que nunca llegamos a la luna, que todo era una farsa. Ya había oído y leído acerca de esa teoría conspiranóica, pero el oírla de labios de una persona afirmando que “lo estudiaban en el área de ciencias sociales” el supuesto timo, me preocupó.

Aquí hay un comentario con las ideas principales de un libro que explica las razones para creer, las evidencias que existen, de que efectivamente se llegó a la luna:

http://www.historiasdelaciencia.com/?p=461

Le sumo a ese review una plática en donde un profesor de la Universidad de Maryland, Douglas Oard, () nos explicó cómo trabajó en un proyecto para la NASA de captura y recuperación de la información de los proyectos Apollo y cómo tuvo en sus manos la evidencia de muchísimas horas de audio y video. Le pregunté personalmente qué pensaba de los conspiranoicos y se limitó a sonreír y recordar algunas evidencias, y lo importante que era llegar por la carrera espacial.

Ahora, el que no quiera creer, pues ya es decisión personal, je je, así hay gente que dice que la luna no existe, o que hay una raza viviendo debajo de la tierra. Se supone que debemos respetar las creencias, pero cómo cuesta con algunas 🙂