Los tailandeses sí que saben hacer comerciales que llegan al corazón 🙂