Las máquinas de Rube Goldberg siempre me han fascinado, pero esta que utiliza la óptica, ¡está fenomenal!