Gracias a Dios hemos vivido, compartido, llorado, reído en este 2008. Cuando tienes hijos (2 nenas lindas en mi caso) el tiempo pareciera tener otra escala, avanza muy de prisa. Este año pasamos momentos difìciles como cuando mi madre tuvo una pulmonía hace pocas semanas, mientras que mi niña Dania (de poco más de 2 años) se fracturó su brazito. Pero en medio de eso, Dios nos ha ayudado mucho, y hemos sido capaces de ver su mano auxiliadora siempre. Por si fuera poco, apenas una semana antes de que se presentara la tan conocida crisis, autorizaron nuestro crédito hipotecario con lo que Dios nos bendijo con una casita que nos da seguridad con un patrimonio para las niñas y nosotros.

Dios ha sido siempre fiel

Tuve el inmenso privilegio de compartir la Palabra de Dios en varios lugares, más que en otros años, y eso me hizo sentir más responsable para acercarme más a Dios y aprender más. Y aprendí mucho de los jóvenes de Vértice. Muchachos comprometidos con el Señor que desean compartir con todo el que se pueda y de todas las maneras posibles la Salvación del Señor. Fuimos a Chihuahua dos veces en este año y transmiten esa pasión por el servicio. Ayer por la tarde tuvimos la oportunidad de tocar villancicos en una plaza de Monterrey muy conocida (Valle Oriente) y no desperdiciaron un momento para contarles a los que se acercaban, acerca del amor de Dios. Mi amigo, el ptr. Moncada preparó una excelente historia de Navidad para que leyeran las personas que vimos en la plaza comercial.

Gracias a Dios por mi esposa, porque es un regalo directo del cielo, porque es una excelente esposa y madre. Por mis niñas, las princesitas que nos dan tantas alegrías y razones para vivir. Por mis padres quienes nos han enseñado tanto y nos siguen animando cada día.Me siento muy orgulloso, contento y agradecido por mis hermanos, Dave y Sam, porque me han contagiado a acercarme más a Dios y preocuparme porque otros lo conozcan.

Y gracias a mis 2 lectores de este blog 😉 (bueno, 20 diarios), cuando no publico tanto aquí es porque lo estoy haciendo en el foro de la facultad, como las reflexiones de los evangelios que tuvimos este año.

¡Feliz Año Nuevo!